jueves, 23 de febrero de 2017

Consideraciones acerca de lo real y lo no real (fragmento [desechado] de una novela)

«...y es la suma de esas percepciones individuales yuxtapuestas y entremezcladas las que dan origen a un algo que llamamos realidad, es decir, el resultado de una serie de operaciones cognitivas que organizan la información obtenida a partir de la percepción de la dimensión espacial-temporal en la que nos desplazamos, produciendo lo que en las ciencias humanas se denomina una cosmovisión o una visión del universo, una serie de premisas y presupuestos lógicos que explican los fenómenos materiales concretos de un continuum espacial-temporal. Por lo tanto, la idea misma de realidad es irónicamente irreal, porque no existe idea humana que no sea abstracción, pero para que lo real pueda ser efectivamente percibido tiene que existir, vaya paradoja, una idea que lo defina. Para percibir lo real, el ser humano debe definirlo, aun cuando al hacerlo corra el riesgo de extralimitar la verdadera dimensión de lo real.

Si la realidad es el resultado de todas nuestras abstracciones (sentimientos, pensamientos, ideas, imaginaciones, ensoñaciones, fantasías, definiciones, conceptos, creencias, saberes, recuerdos) y percepciones (colores, formas, luces, sombras, texturas, cuerpos, sonidos, silencios, olores, sabores, calores, fríos, fuerzas exteriores e interiores, espacios, tiempos), significa que todo lo que nos rodea es una ficción construida por nuestra propia mente. A esta ficción denominamos realidad. Dentro de ella se vuelve a trazar la idea de ficción bajo otras formas: fábulas, mitos, mentiras, símbolos. Ficciones dentro de una ficción llamada realidad.»

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Cada opinión, marginal o no, es un granito de arena en este lugar; contesto preguntas y devuelvo comentarios. ¡Gracias por leer!