miércoles, 14 de junio de 2017

Reseña: “Los intestinos inflamados”, de Anahí Ferreyra



–Papá no es tan malo...
–¡Uf, tu padre!
–Bueno,
está tratando de cambiar.
–Sí.
Todos estamos
tratando de cambiar.





Este libro me hizo sangrar los dientes.

Como un puñado de vidrio quebrado en tu boca, te abre surcos hondos en la lengua, dejándonos sin habla. Que no nos engañe su brevedad. Como una postal que representa un paisaje urbano, Anahí Ferreyra describe el microuniverso de una niña atravesada de adolescencias a fuerza de salvajes pinceladas. Lo que nos ofrece es un cuento que se sostiene en la solidez de los diálogos, la calidad humana de sus personajes, la alternancia de narradores, las ambivalencias y las incertidumbres.

El punto de partida es la relación disfuncional entre la niña y su padre biológico; el hecho de saberse accidente es lo que desencadena la trama.

El libro está genialmente escrito a tal punto que siento que no podría hablar de la historia misma sin estropearla con mis propias palabras.

Lo que sí puedo decir es que el artefacto de Ferreyra incorpora algunos ingredientes interesantes, como la elección de dos finales posibles y una dedicatoria larguísima que analizaré otro día. En esas líneas denuncia sus influencias –Puig y Cortázar, los notorios apellidos–, menciona varios nombres propios y condensa su inmensurable sentimiento de gratitud a los lectores de sus obras.

Los intestinos inflamados es una pieza minimalista publicada en el circuito independiente que me ha complacido leer y reseñar. Una lectura ligera pero potente, un estallido de granada que disemina esquirlas en el interior del espíritu, obligándonos a cuestionar una o dos cositas acerca de las relaciones humanas y el abismo de los sentimientos no correspondidos.

Aquí consigno la página de Facebook de la editorial Las Desenladrilladores.


Y a modo de cierre, agradecer a la autora que me ha tendido gentilmente una de sus piezas poéticas. Si me estás leyendo, Anahí, ¡gracias!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario